Inicio

Obispos y Navidad

Sagrada Familia

Santos inocentes

Madre de Dios

Jornada Paz

Epifanía

Bautismo

“Después de la celebración anual del Misterio Pascual, nada tiene en mayor estima la Iglesia que la celebración del Nacimiento del Señor y de sus primeras manifestaciones:esto tiene lugar en el Tiempo de Navidad.

 

El Tiempo de Navidad abarca desde las Vísperas de Navidad hasta el domingo después de la Epifanía, o sea, el primer domingo siguiente al 6 de enero inclusive.

 

La Misa de la Vigilia de Navidad es la que se utiliza al anochecer del día 24 de diciembre, ya sea antes, ya después de las primeras vísperas.

 

El día de Navidad se pueden celebrar tres misas, conforme a la antigua tradición romana, es decir, por la noche, al clarear la aurora y en el día.

 

Navidad tiene su Octava, ordenada de esta manera:

 

a) El domingo infraoctava, o bien el 30 de diciembre, tiene lugar la Fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José.

b) El 26 de diciembre es la Fiesta de San Esteban, el Protomártir.

c) El 27 de diciembre es la Fiesta de San Juan Apóstol y evangelista.

d) El 28 de diciembre, la de los Santos Inocentes.

e) Los días 29, 30 y 31 son de infraoctava.

f) El día primero de enero, Octava de Navidad, se celebra la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, en la cual conmemora también la Iglesia la imposición del Santísimo Nombre de Jesús.

 

El domingo que cae entre los días 2 y 5 de enero, inclusive, es el domingo II despúes de Navidad.

 

La Epifanía del Señor se celebra el día 6 de enero, a menos que en los lugares donde no sea fiesta de precepto se le asigne un domingo que caiga entre el 2 y el 8 de enero (Cf.n.7).

 

El domingo siguiente al 6 de enero se celebrará la Fiesta del Bautismo del Señor."

 

25

Navidad

La Iglesia en su misión de ir por el mundo llevando la Buena Nueva ha querido dedicar un tiempo a profundizar, contemplar y asimilar el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios; a este tiempo lo conocemos como Navidad. Cerca de la antigua fiesta judía de las luces y buscando dar un sentido cristiano a las celebraciones paganas del solsticio de invierno, la Iglesia aprovechó el momento para celebrar la Navidad. 

Símbolos de la Navidad

Pesebre

En el año 1223 San Francisco de Asís dio origen a los pesebres o nacimientos que actualmente conocemos, popularizando entre los laicos una costumbre que hasta ese momento era del clero, haciéndola extra-litúrgica y popular.

Árbol navideño

Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el "divino Idrasil" o el "dios Odín", al que le rendían culto cada año, en el solsticio de invierno, cuando suponían que se renovaba la vida. La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol bailaban y cantaban adorando a su dios.

Villancicos

Los primeros villancicos que se conocen fueron compuestos por los evangelizadores en el siglo V con la finalidad de llevar la Buena Nueva a los aldeanos y campesinos que no sabían leer. Sus letras hablaban en lenguaje popular sobre el misterio de la encarnación y estaban inspirados en la liturgia de la Navidad. Se llamaban "villanus" al aldeano y con el tiempo el nombre cambió a "villancicos". Éstos hablan en un tono sensible e ingenioso de los sentimientos de la Virgen María y de los pastores ante el Nacimiento de Cristo. En el siglo XIII se extienden por todo el mundo junto con los nacimientos de San Francisco de Asís.